Puente de mayo: de ruta por La Rioja

Por fin llegan unos días para poder hacer una escapadita. Un momento perfecto para comer, beber, desconectar y descubrir infinidad de lugares en nuestra propia región o fuera de ella. Como no podía ser de otra manera nosotros os traemos un plan para aquellos que quieran disfrutar de tres días donde el vino sea el gran protagonista. Y ¿qué mejor lugar para conseguirlo que La Rioja?

1971_1312146161_f1

Es una zona perfecta ya que las distancias son muy cortas y en pocos días puedes hacer una inmersión completa en su cultura, tradición, gastronomía y, como no, en sus vinos. En La Quinta del Vino os hemos preparado un plan detallado para que no tengáis que pensar en otra cosa que en disfrutar…

IMG_0561Jueves

Llegada a Logroño. La capital de La Rioja es un punto geográfico perfecto para conocer la zona oriental de la Comunidad. Es una ciudad muy agradable para pasear y descubrir sus encantos, como la catedral de Santa María de la Redonda, la plaza del Mercado o calles como Mayor o Portales.

Además, otra ventaja es que es muy económico para alojarse, con hoteles majetes a partir de 50 euros. Os recomendamos que los miréis relativamente cerca de la calle Laurel (paraíso del tapeo). Una buena zona es en los alrededores de la Avenida Gran Vía Juan Carlos I, donde la oferta de hoteles es muy amplia. Eso sí, os aconsejamos que no cojáis el desayuno en el hotel ya que empezar el día con un café y unas tostadas en alguna terraza del centro es mucho más agradable, además de barato.

Fotografía de www.ilovetapas.comPor la tarde noche el plan estrella es tapear por la calle Laurel. Aquí no os faltaran en ningún momento todo tipo de vinos de la región así como tapas deliciosas. Los champiñones del bar Ángel (c/Laurel 12) son nuestros favoritos, no podéis dejar de probarlos, aunque elegir entre tanta variedad y calidad no es tarea fácil.

Otra zona de tapeo que tampoco podéis dejar de visitar son las calles San Juan y Agustín. Aquí, al igual que en la calle Laurel, la tradición manda pedirse una copa de vino y el pincho típico de cada sitio e irse moviendo de bar en bar.

Viernes

DIMG_2687espués de una buena noche de comilona podemos empezar el día con energía. Coger el coche y visitar San Millán de la Cogolla, donde están los monasterios de Sus y Yuso. Es una ruta muy bonita, perfecta para hacer un poquito de senderismo suave entre dos monasterios espectaculares que están entre montañas. Son parte del Camino de Santiago y fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Lo ideal es llevarse un bocadillo para comer y disfrutar del maravilloso entorno en el que se encuentran.

Fotografía de www.elle.es

Una vez terminada la visita coger el coche de nuevo para acercarse a tomar café a Ezcaray. Un pueblo de lo más agradable ubicado en las faldas de la estación de esquí Valdezcaray. Su plaza, con soportales, está llena de bares donde tomar un respiro después de un día de caminata.

Para finalizar podemos dar una vuelta por el paseo que hay junto al río que rodea la localidad.

Sábado

Es hora de hacer las maIMG_0584letas y coger el coche de nuevo. Pero tranquilos, el Puente todavía no ha acabado y tenemos por delante un día espectacular en dirección a Haro, el punto neurálgico perfecto donde pasar la última noche ya que concentra el mayor número de bodegas conocidas de esta denominación de origen.

Precisamente por este motivo, además de conocer el pueblo, esta parada es la oportunidad perfecta para visitar una bodega y conocer de primera mano el proceso de elaboración del vino. ¡Ojo! Hay que reservarlo con antelación, suelen costar entre 8 y 12 euros dependiendo del sitio y del número de vinos a catar.

En Haro, como os decimos hay varias donde elegir, nosotros os recomendamos algunas:

  • Lopez Heredia. Es la bodega de los vinos Viña Tondonia, uno de los mejores de nuestro país. http://www.lopezdeheredia.com
  • Ramón Bilbao. La visita está bastante bien. Los guías saben transmitir la pasión que sienten por el vino. La visita cuesta 8 euros con la cata de tres vinos al finalizar. http://www.bodegasramonbilbao.es/es/
  • Muga. La oportunidad perfecta para conocer como se prepara esta vinazo de manos de sus creadores. http://www.bodegasmuga.com/

IMG_0524Tras la visita os recomendaría que fuerais a comer a Laguardia. Está a 25 minutos en coche de Haro y realmente merece la pena conocerlo. Es uno de nuestros pueblos favoritos de La Rioja Alavesa. Desde que entras, su muralla te recibe con los brazos abiertos con la frase: “Paz a los que llegan, salud a los que habitan y felicidad a los que marchan”. ¿Lo que más nos gusta? Perdernos por una de las decenas de callejuelas de la localidad.

Muy cerquita de allí si queréis ver algo más por la tarde (5 minutos en coche) esta Elciego, donde se encuentra la bodega de Marques de Riscal y es un pueblo muy bonito también para pasear.

IMG_0537Sin embargo, si ya estáis cansados de tanto turismo y preferís un plan más relajado, os recomendamos enormemente visitar el hotel Wine oil Spa, ubicado a las puertas de Laguardia. Un lugar donde por 22 euros por persona puedes acceder a su spa que cuenta con un completo circuito de hidromasaje. ¿Se os ocurre mejor manera de acabar el día?

Por la noche vuelta a Haro. Para cenar aquí, hay otra calle parecida a la cale Laurel que se llama La Herradura. Los bares se siguen uno detrás de otro y podéis tapear ¡hasta la saciedad!El cierre perfecto para tres días de lujo (a buen precio).

¿Qué? ¿Os gusta el plan? 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *